Pensando en Ustedes | ParkRecord.com

Pensando en Ustedes

Silvia Leavitt

Hace tres días atrás estaba hablando con mi amiga Jenny, que es de Méxcio. Ella compartió conmigo lo difícil que fué visitar su casa un mes atrás y no ver a su mamá con el resto de la familia. La mamá de Jenny murió hace un año y por supuesto ha sido muy duro para ella.

Al mismo tiempo yo le expresé mi necesidad de renovar my pasaporte y lo mucho que quería ir a visitar a mi familia que no he visto por muchos años, especialmente mi papá y hermano. Mi mamá ha venido y vuelto pero mi papi ha tenido miedo de venir a Los Estados Unidos, enfermarse y dejarme con una cuenta enorme en el hospital.

Le dije a mi amiga de mis planes de ir, ya sea en agosto o diciembre para las vacaciones de Navidad. Ella me urgió que lo hiciera y me dijo: "Ve, haz cualquier cosa que necesites hacer y ve porque cuando pierdes a uno de tus padres ya no puedes volver atrás en el tiempo y hacer o decir todas las cosas hubieras querido hacer o decir.

Sí, es verdad, no importa si tiene su familia al otro lado de Los Estados Unidos o si están al otro lado del mundo. Si tiene a sus padres o hermanos que no ha visto por un tiempo y desea visitarlos hágalo, no espere.

Haga memorias hermosas para usted y ellos. Sé que a veces tenemos un deseo muy grande pero no podemos hacerlo por muchas razones o no hemos hecho lo suficiente para cambiar esas circunstancias que nos están impidiendo de ir a verlos; ya sean familiares, situación financiera o el estatus imigratorio en el que nos hayamos.

He conocido a muchas personas muy valientes que han puesto en peligro sus vidas y han gastado hasta su último centavo para ir y ver a uno de sus padres que ha estado enfermo o agonizando. También he sabido de muchas familias que les han apoyado en su decisión de irse por un tiempito y cuidar de las cosas mientras están ausentes.

Recommended Stories For You

El día después de visitar a mi amiga, recibo una llamada telefónica de mi hermano; mi papá está en hospital porque ha tenido un derrame cerebral y su recuperación no parece muy buena.

Afortunadamente llamé al hospital donde él estaba y pude hablar con mi mami. Ella me explicó lo que estaba pasando con él y me describió el cuidado que estaba recibiendo en ese hospital del gobierno para jubilados. Me puse muy triste al escuchar de las condiciones en que él había sido atendido y cuantas horas tuvieron que esperar para que le midieran su presión sanguínea y el hecho que nunca le revisaron su corazón, cuando él ya había tenido dos ataques. Ni mencionarles que el neurólogo no lo vió hasta casi veinte horas después que llegaron al hospital.

Cuando recibíI esta llamada me imaginé a mi papá en terapia intensiva con tubos saliendo y yendo de su cuerpo, con monitores registrando su condición y doctores y enfermeras revoloteando alrededor del cuarto, cuidando de él esto hubiera pasado si él hubiera estado aquí en Los Estados Unidos. Mi mamá me dijo que lo arrastraron a una sala de espera y les hicieron sacar número para que mi papá pudiera ser visto por un doctor. Mi mami trató de explicarles a las enfermeras que él estaba muy enfermo pero le dijeron que necesitaban esperar.

La frustración de mi hermano y mi mami creció con el pasar de las horas y yo he estado orando desde aquí por mi papi y por todas las personas que estuvieran cuidando de él, para que fueran compasivas y rápidas.

Mi hermano me explicó ayer que el hospital tiene muy pocos doctores y enfermeras para la cantidad de pacientes que reciben y el servicio está muy lejos de ser eficiente y cortés.

Me pregunto ¿qué pasaría si el gobierno de Los Estados Unidos decide tener un cuidado de salud regulado por sí mismo? Sé que todos queremos tener un buen cuidado de salud pero ¿queremos que se nos diga donde tenemos que ir y quien nos va a atender? O ¿queremos mantener el derecho de decidir donde nuestra familia va a ser atendida?

Esta mañana a las 5:00 recibí una llamada, mi papá había falleció. Su corazón no soportó y estoy segura que no contribuyó el cuidado tan pobre que recibió.

Cuente sus bendiciones si tiene su familia cerca y que si ellos necesitan cuidado médico, ellos pueden ser vistos aquí.

Por favor no espere visitar a aquellos que quiere; puede que sea muy tarde. Estoy al 513-0900 o al sleavitt "Go. Do anything you need to do and go, because when you lose one of your parents you can’t go back in time and do or say all the things that you wish you had done."

It is true, it doesn’t matter if they’re on the other side of the United States or on the other side of the world, if you have parents or siblings that you haven’t seen in awhile and you want to visit them, do it — don’t wait.

Create wonderful memories for yourself and them. I know that sometimes we have the big desire but we can’t do it for many reasons, or we don’t do enough to change those circumstances that are stopping us from going to see them, such as family responsibility, our financial situation or the immigration status that we find ourselves in.

I have known of many courageous people that have risked their lives and spent their last penny to go and see one of their parents that was sick or dying. Also, there are many families who have supported them in their decision to leave for a little while and took care of things while they were gone.

The next day, after visiting with my friend Jenny, I got a phone call from my brother. My Dad was in the hospital he’d had a cerebral aneurysm and his recuperation didn’t look good.

Luckily, I called the hospital where he was and talked to my Mom. She explained to me what was going on with him and described the care that he was receiving in this government private hospital for retired people. I was very sad to hear the conditions as to how he was being treated and how many hours they waited just to check his blood pressure and the fact that they never checked his heart; he had already had two heart attacks. Not to mention that the neurologist didn’t see him until almost 20 hours after he arrived at the hospital.

When I got the call, I imagined my Dad in the ER (emergency room) with tubes coming and going from his body and monitors registering his condition and doctors and nurses buzzing around the room taking care of him this would have happened if he was here in the United States. Instead, my Mom told me that they dragged him to a waiting room and made them get a number so my Dad could be seen by a doctor. My mother tried to explain to the nurses that he was very sick but they told her that they needed to wait.

The frustration of my brother and Mom grew by the hour and I have been praying for my Dad from here and for all the people who might be taking care of him, that they might be compassionate and prompt. My brother explained to me yesterday that the hospital has few doctors and nurses for the number of patients they have and the service is far from efficient and courteous.

I’m wondering what would happen if the government here in the United States decides to have a government-regulated health care? I know that we all want health care but do we want to be told where to go and who to see? Or do we want to keep the right to decide where our family can be treated?

I got a phone call this morning at 5 a.m. — my Dad had passed on. His heart didn’t make it and I’m sure it wasn’t helped by the sloppy care that he received. Count your blessings if you have your family close by and if they need medical care, they will get it here.

Please don’t wait to visit those you love, it could be too late. I’m at 513-0900 or at sleavitt@pcschools.us.

Go back to article